viernes, 19 de noviembre de 2010

EL OCHO - Katherine Neville


El ocho: la obra maestra de Katherine Neville.

Tras las míticas piezas de ajedrez de Montglane se oculta un secreto celosamente preservado durante siglos. Nueva York, 1972. Catherine Velis, aficionada a las matemáticas y al ajedrez, trabaja en una auditoría como experta en informática. La firma la destina a Argelia, pero, antes de partir, una vidente le lee las líneas de la mano y le advierte de que un grave peligro se cierne sobre ella. Poco después, un marchante de antigüedades hace a Cat una misteriosa oferta: un cliente suyo está intentando reunir las piezas de un antiguo juego de ajedrez que presuntamente se encuentra en Argelia. Si Cat le consigue esas piezas, obtendrá a cambio una generosa recompensa. Sur de Francia, 1790. Mireille de Rémy y su prima Valentine son dos novicias de la abadía de Montglane. Francia arde en las llamas de la revolución que, entre otros proyectos, pretende aniquilar a la Iglesia y hacerse con sus tesoros. Enterradas desde hace mil años bajo el suelo de la abadía se encuentran las piezas de un ajedrez legendario, que perteneció a Carlomagno. Quien consiga reunir dichas piezas adquirirá un poder ilimitado. Y para mantenerlas fuera del alcance de quienes pudieran abusar de él, Mireille y Valentine deberán repartirlas por todos los confines del mundo.

Más de 10 millones de ejemplares vendidos de El ocho.


OPINIÓN
Es un libro al que no le sobra ningún capítulo. Largo, muy largo, quizá he perdido un poco de su esencia al no disponer de más tiempo para dedicarle, pues ha sido una lectura entre aeropuerto y aeropuerto.
Igualmente, es un libro en el que los personajes (que son muchos) están perfectamente definidos, la historia perfectamente narrada, y el ritmo es perfecto. Tiene sus dosis de thriller y su pequeña dosis de amor. Algunos fragmentos sorprenden gratamente, especialmente en la segunda mitad del libro.
Recomendado si tienes que pasar un período de inactividad, pues merece dedicarle el tiempo que este libro pide. Recomendable.


Vista: Las dunas del desierto de Argel
Gusto: Cualquier comida árabe
Oído: Tormenta en alta mar
Olfato: Almizcle, petróleo
Tacto: El tapiz de Montglane

No hay comentarios: