lunes, 14 de enero de 2013

El origen del mundo - Pierre Milchon


Cuando el narrador de esta novela llega a Castelnau, muy cerca de Lascaux, tiene veinte años y se enfrenta a su primer trabajo. Allí el joven profesor se abandona a los sueños más violentos, arcaicos, secretos y turbulentos. En estas comarcas, donde aún se representa a la manera antigua el origen del mundo, el sexo separa dos universos: el de los hombres, depredadores, frustrados pero terriblemente astutos, y el de las mujeres, que gira en torno a dos figuras que el escritor describe magistralmente. Hélène, la posadera, emblema de la madre universal, e Ivonne, la belleza misma, que provoca en el narrador un deseo ardiente. «Con una prosa a la que la madurez ha llevado a la cima de la precisión carnal, de la sensualidad en sus evocaciones tiernas o brutales, Pierre Michon describe un universo de evidencias y de misterios cuyo recuerdo nos perseguirá» (Jorge Semprún). «La lujuria, el deseo, son un tema común en la literatura, pero rara vez han sido expresados con tanta poesía y profundidad» (San Francisco Chronicle). «El poder de la imaginación que sostiene la escritura de Michon no decae jamás» (Roger Shattuck, Harper’s Magazine).




OPINIÓN

Ni frío ni calor. Este libro me ha dejado completamente indiferente. Podría haberme gustado mucho o podría haberlo odiado, pero ni siquiera eso ha despertado en mí al leerlo.

Se va de un lado a otro sin avisar, en medio de una situación mete con calzador ocho páginas del protagonista filosofando.

No se lo recomiendo a nadie. No perdáis el tiempo.



  • Vista: La vitrina del fondo de la clase escolar
  • Gusto: Tabaco Marlboro
  • Oído: La voz aguda de Hélene
  • Olfato: Colonia barata
  • Tacto:Las carreras en las medias


  



 

Puedes encontrar el libro en Casa del Libro (12,90€), Fnac (12,89€), etc.



Sabe a vino
 

lunes, 7 de enero de 2013

El evangelio del Tíbet - Álvaro Bermejo









¿Murió Jesús de Nazareth en la cruz? ¿En qué consistió la Resurrección? ¿Quién era aquel Buda blanco, hijo de un dios y de una virgen, que llegó al Himalaya desde Occidente a principios del siglo I? Álvaro Bermejo ha conjugado en El Evangelio del Tíbet medio siglo de sorprendentes descubrimientos religiosos para componer una novela que se lee como un libro de divulgación, o acaso un completo ensayo sobre misticismo y religiosidad que se lee como una novela de aventuras. El Evangelio del Tíbet narra el itinerario geográfico y espiritual de un paleógrafo español desde la Palestina de los Rollos de Qumrán hasta la puerta de Mulbek, en el Tíbet indio, y desde las múltiples versiones de la vida de Jesús de Nazareth hasta los diferentes Budas reencarnados. Una sucesión de sorprendentes revelaciones religiosas en las regiones fronterizas de un Tíbet sacudido por las luchas contra China. Una aventura de la que su protagonista -como el propio lector- nunca saldrá indemne: un viaje que, una vez iniciado, no permite marcha atrás.



OPINIÓN
Sublime. Un libro sensacional. Está perfectamente escrito y te hace sentir las vivencias de Manuel Nájera, aún siendo contadas éstas por su mejor amigo.
Si hay que poner un 'pero' sería la cantidad de terminología en tibetano, si no conoces muy bien la historia religiosa del Tíbet hay que parar de vez en cuando para consultar la Wikipedia. A nivel político, está perfectamente narrado.
Aunque la sinopsis pueda hacer creer que este libro refleja pragmatismo por la expedición arqueológica, es todo lo contrario. El sentimiento, las creencias religiosas, el cuestionamiento del alma... todo en él es espíritu con el fondo de la historia del hermeneuta que va a traducir unos textos antiguos.
Lectura muy recomendable, es un libro fantástico. Si antes has leído Siddartha (Hermann Hesse), aún te gustará más.








Vista: Las montañas nevadas


Gusto: Té y arroz especiado


Oído: El viento meciéndose

Olfato: Tierra

Tacto: La losa de piedra a los pies del Buda
  

 
Puedes encontrar el libro en Fnac (5,95 €), Amazon (20,09 €), Ebiblioteca (0,00 €),  etc...
 



 Sabe a vino





My book club...






He encontrado en la red esta fotografía, y he decididi compartirla porque me ha resultado graciosa