domingo, 4 de agosto de 2013

Me llamo Lucas y no soy perro - Fernando Delgado

Me llamo Lucas y no soy perro, de Fernando Delgado, que ha escrito otras obras como "También la verdad se inventa" o "De una vida a otra", narra la vida de una familia vista a través de los ojos y la voz de Lucas, el perro que todo lo ve y se entera de todo. 
Es una novela corta, de argumento universal y para todos los públicos que aborda temas muy cercanos a la vida de cualquier familia. Un perro llamado Lucas que quiere ser un niño es la voz narradora de esta delicada novela que va directa al corazón. 
Los animales, y los perros en particular, como protagonistas, han servido para lanzar grandes éxitos literarios. Desde "El curioso incidente del perro a medianoche" hasta "Agua para elefantes", "Tombuctú" (de Paul Auster) y un largo etcétera. 
Una obra sencilla de leer y llena de moraleja: las personas no son lo que parecen. A través de la ingenuidad de unos ojos caninos, aparecen sentimientos que pasarían desapercibidos a los humanos. Esta obra de la narrativa española narra la historia de Lucas, un perro tremendamente inteligente que quiere ser un niño. En la familia con la que vive hay un niño, al que llama hermano, que sí quiere ser perro. Por eso Lucas piensa que el mundo está muy mal repartido. Original, sorprendente y tremendamente divertida, Me llamo Lucas y no soy perro es una delicada novela que apunta directa al corazón.


OPINIÓN
Un libro corto y fácil de leer, en el que el narrador es el perro Lucas, un labrador que no quiere ser perro. Vive en una casa donde nadie, excepto la madre, le quiere. Aún así, se siente amado y cuidado.
Hay momentos en los que te arranca una sonrisa y momentos en los que sufres una pena enorme. Aún así, es un libro escrito en un lenguaje demasiado infantil, a mi parecer.  Hay muchas obras, narradas desde la voz de un perro, que son mucho más acertadas (por ejemplo "El arte de conducir bajo la lluvia")
Libro recomendado para estas vacaciones de verano, lo lees rápido. 
Aviso a los amantes de los animales: no deja buen sabor de boca.


Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida (Anatole France)

La humanidad entera no vale un solo momento de dolor de un perro (Fernando Vallejo) 




Sabe a vino
Bodegas Muga
Garnacha 60%, Viura 30% y Tempranillo 10%.
Precio aprox: 6,00 €
Notas un poco más maduras de lo habitual pero todavía dentro de los descriptivos de fruta fresca.
En olfacción destaca, en este orden, melocotón, pera y cereza en su momento previo a la maduración, y con ciertas notas ácidas. Descubrimos, a continuación, manzana, también ácida, y muy nítida en su definición, que aporta una agradable sensación de frescura. Terminamos con bollería recién horneada
Las notas a manzana ácida vuelven en boca en forma de un perfectamente integrado málico que queda franqueado y pulido por el impacto de las lías finas.
El postgusto es sorprendentemente largo y nos deja recuerdos de cereza y bollería entremezcladas.







2 comentarios:

Ana Blasfuemia dijo...

Tengo ganas de leer este libro, pero me preocupa un poco la parte triste. Sé que terminaré por leerlo, eso si.

Saludos!

Más libros, más libres dijo...

Te gustará más "El arte de conducir bajo la lluvia".

Saludos!