martes, 4 de agosto de 2015

A propósito de Julia - Alberto Rodríguez

Cerrar VentanaTodo comenzó la madrugada de un día de Mayo. María me acababa de decir que seríamos padres. Al decirlo, algo me sacudió el cuerpo de repente. Una sensación de alegría indescriptible. Cuando uno se convierte en madre o padre, lo es ya para toda la vida, pase lo que pase. Ésta es la historia de Julia, una niña que vino a este mundo con tan solo 618 gramos de peso. La historia de su lucha, de nuestra lucha juntos. Una carta de amor de un padre a su hija.

















OPINIÓN

Un libro que te saca las emociones hacia fuera. Esta obra comienza de una forma muy sencilla, una prueba de embarazo; es una historia real escrita por el padre de Julia. Su escritura es muy sencilla (que no simple), y cuando crees que no merece la pena seguir, se produce un cambio en los acontecimientos que no te permitirá dejar de leer.

Tres cuartas partes del libro las pasé llorando, tenía que parar para poder recuperarme y seguir. No soy madre, así que no puedo sentir lo mismo que esta pareja sentía cuando la desgracia les visitó.

En esta ocasión no voy a hablar de aspectos técnicos de la obra, pues realmente ni me fijé en ellos. Es el libro que más llanto me ha provocado, el que más me ha enganchado, y con el que he sentido más empatía por sus protagonistas.

Recomiendo la lectura de este libro, pero con un aviso, léelo cuando estés a solas, pues no podrás dejar de sentir.

Si el autor de este libro llega a leer esta reseña, solamente quiero transmitirle todo mi cariño, y decirle que aunque esas cosas les pasen a muchos padres, el dolor es solamente tuyo, y teníais derecho a sentirlo como único. Os envío un beso muy grande tanto a la pareja como a Sofía.



Quiero enviar mi más sincero agradecimiento a Bohodón Ediciones por enviarme esta fantástica lectura. Jamás olvidaré este libro. Gracias. 






 

2 comentarios:

Alberto Rodriguez dijo...

Me alegro de que haya llegado el mensaje detras del libro.

Muchas gracias por critica!

Un abrazo,

Alberto Rodriguez

Equilibro dijo...

Gràcies a ti, Alberto! Te deseo lo mejor en la vida, a ti y a tu familia. Un besazo enorme.