martes, 27 de noviembre de 2012

El arte de conducir bajo la lluvia - Garth Stein




El arte de conducir bajo la lluvia lo tiene todo: amor, tragedia, redención, peligro y lo mejor: el narrador canino Enzo, cuya alma de perro longevo tiene mucho que enseñarnos sobre el ser humano. Enzo sabe que él no es como los demás canes. Él es un pensador de alma casi humana. Denny Swift es un joven y prometedor piloto de carreras de quien Enzo ha obtenido una amplia comprensión de la condición humana y del que ha aprendido que la vida, al igual que las carreras, no es una cuestión de velocidad. Es posible superar con éxito todas las pruebas de la existencia con las técnicas necesarias para competir en la pista de carreras.

En la víspera de su muerte, Enzo hace balance de su vida y rememora todo aquello por lo que han pasado él y su familia: los sacrificios realizados por Denny en aras a lograr el éxito profesional, la inesperada pérdida de Eve, esposa de Denny, la despiadada batalla legal por la custodia de la hija de ambos. Al final, pese a ser consciente de sus propias limitaciones, Enzo cumple heroicamente con una obligación para preservar a la familia Swift, conservando en su corazón el sueño de que Denny se convierta en un campeón de carreras y retenga a Zoë junto a él.


En Mongolia, cuando un perro muere es enterrado en lo alto de la montaña para que nadie pueda pisar su tumba. El dueño del perro le susurra al oído que desea que se reencarne, en su próxima vida, en un hombre. Hasta entonces, el alma del perro es libre de vagar por la tierra y sus paisajes, durante el tiempo que quiera. Sólo algunos perros se reencarnan en hombres, únicamente los que están listos para ello. Yo estoy listo.

Esto lo aprendí viendo un programa de National Geographic en la televisión, así que debe de ser verdad. Vivo con Danny, y he aprendido tanto de él... he aprendido los principios para ser un buen piloto de carreras. Equilibrio, anticipación, paciencia. Éstas son lecciones muy importantes, tanto para la vida como para una pista de carreras. Danny es un verdadero campeón, aunque no todos lo vean así, porque Danny tiene responsabilidades. Tiene a su hija Zoe, y tiene a su esposa Eve. Y me tiene a mí.


Lo que más me gusta es correr por la hierba con la cabeza baja, sintiendo cómo las gotas de agua del rocío me salpican la cara. Me gusta correr y sentir todos los olores, toda la vida. Cuando yo regrese a este mundo voy a volver como un hombre, y voy a caminar entre vosotros. Voy a estrechar vuestras manos. Y cuando vea a un hombre, o a una mujer, o a un niño en problemas, voy a ofrecerle mi mano, a él, a ella, a ti. Al mundo. Voy a ser un buen ciudadano, un buen amigo en el camino de la vida que todos compartimos.


Mi nombre es Enzo. Y ésta es mi historia.



 Garth Stein y su perro


OPINIÓN

Hoy es un día lluvioso en mi ciudad y me ha venido a la mente este libro, que leí hace ya unos años. Es un libro con una literatura sencilla, pero muy duro, muy difícil que no te afecte. Si alguna vez has amado a un animal, este es el libro que deberías leer. Jamás he llorado tanto con un libro. 

Especial mención al capítulo en el que Denny sube a Enzo en el coche de carreras y le da unas vueltas por el circuito. Para mí, la parte más emotiva del libro.

Hasta que no leí este libro no me percaté del amor que siento por mi perro (que curiosamente se llama Enzo, igual que el protagonista de esta historia), pero lo más importante es que con este libro aprendí cuánto amor siente mi perro por mi.

Advertencia: si no te gustan los animales, leyendo este libro estarás perdiendo tu tiempo.



Aprovecho para publicar una foto con mi Enzo, el protagonista de mi vida, mi hermano, mi amigo. Te quiero mucho, Pichu.





Para encontrar el libro:

Casa del Libro (8,99 €)
Fnac (8,99 €)
El Corte Inglés (8,54 €)
Bibliotheka (0,00 €)


No hay comentarios: